Noticias

Fundahígado es una institución médica única en el país que se dedica a la atención del paciente, pediátrico y adulto, con enfermedad hepática y reúne a especialistas capaces de abordar la enfermedad hepática en cada uno de sus niveles, desde el tratamiento médico hasta el tratamiento quirúrgico incluyendo el trasplante de hígado, como última opción de vida.

 

¡Ayúdamos a cambiar vidas!

Las hermanas Muñoz son pioneras en Fundahígado

Carmen Elena Muñoz está viva gracias a la donación de parte del hígado de su hermana, Elba Vianney Muñoz, a la experiencia del equipo de Fundahígado y a Dios. Su historia cambió un 18 de enero de 2008, y hoy lucen tan primorosas como se puede ver en las fotos.

Por Patricia Lucía Pérez Martínez
Fotos: Edgar Martínez 

Juntos, pacientes y equipo médico y de salud de Fundahígado han escrito otro significativo capítulo de VIDAS POSIBLES. Recordamos que se trata de casos terminales, donde la única opción de calidad de vida lo constituye el trasplante hepático.

Te invitamos a disfrutar de esta GALERÍA DE IMÁGENES y de las entrevistas más detalladas sobre este primer caso de trasplante hepático de donante vivo que encabeza la lista de vidas posibles, de Fundahígado.

Preguntamos a Carmen Elena Muñoz…

carmen.gif¿Cómo fue y cuáles fueron las razones que te llevaron a ser una mujer con diagnóstico para cirugía de trasplante de hígado?

En el año 1999 presenté síntomas relacionados con cálculos en la vesícula y me sometí a una cirugía para eliminarlos, pero no todo salió bien, ya que el médico cirujano cortó los conductos biliares, y aun siendo corregido ese error en ese momento, el hígado se afectó. Un mes más tarde, presenté síntomas como fiebre y escalofríos, que indicaron que había obstrucción biliar, y desde ese momento comenzó un largo camino que culminó con el trasplante.

¿Qué recuerdas de ese tránsito por el diagnóstico, de frecuentar exámenes médicos y del manejo de la incertidumbre de ese tiempo? ¿Qué puedes recomendar a las mujeres y demás pacientes?

No fue sino hasta el año 2003 que me diagnosticaron cirrosis hepática secundaria, pero todavía no se tocaba el tema de la necesidad de un trasplante. Recuerdo que desde el 2000 iba con cierta regularidad a hacerme el tratamiento que correspondía a cada uno de los cuadros que presentaba, mis hijos tenían 13 y 7 años de edad, y veían que cada cierto tiempo me sentía mal, pero a los dos o tres días me recuperaba, de esa manera nos acostumbramos a funcionar en el día a día.

Durante ocho años, mis hijos, esposo y yo, tratamos de llevar una vida normal, viajábamos, conscientes de que podía padecer una crisis, pero siempre superamos todas y cada una de dichas crisis.

En el año 2007 ingresé a la clínica por una fuerte crisis, y fue en ese momento que el Dr. Pedro Rivas junto con otros dos médicos nos comentaron, también a la familia, que debíamos contemplar la idea del trasplante, que les dijera a mis hermanos lo que estaba ocurriendo.

Al día siguiente mi hermana Elba Vianney me llamó, para apoyarme, y me dijo que no me preocupara que ella sería la donante, aún sin saber si era compatible.

Recomendaría a todas las personas que se encuentren en la necesidad de tomar una decisión para realizarse una intervención quirúrgica, que busquen siempre una segunda opinión.

Hermanas_munoz-cuerpo2.fw.png ¿Contabas tu o tu familia con un seguro médico en ese momento? ¿Cuáles fechas, datos, olores, imágenes, sabores, frases y otras sensaciones marcaron la trayectoria de esos días antes, durante y después del trasplante?

Afortunadamente si contábamos con un seguro médico. Los días previos al trasplante no tuve tiempo para pensar, en ese momento me dediqué a dejar todo organizado en la casa, para que no faltara nada en mi ausencia, aunque debo decir que contaba con todo el apoyo de mis hermanos, hijos y mi esposo, quien desde la primera intervención en 1999, se dedicó a darme su apoyo y cuidarme en cada uno de los momentos, cual ángel de la guarda.

En las primeras horas de la mañana del día 17 de enero del 2008, llegamos a la clínica y realmente no sentía temor. En la tarde ya en nuestras habitaciones respectivas fuimos muy visitadas mi hermana y yo, por grandes amigos y familiares ofreciéndonos su apoyo. Al final de la tarde, por supuesto estaban mis hijos en la habitación, y yo tratando de minimizar su silente angustia, comportándome muy tranquila, y diciéndoles que no se preocuparan.

El gran día esperado (18 de enero de 2008): me levanté como a las 6:00 AM y fui a despedir a mi hermana a la habitación contigua, ya que ella entraba primero al quirófano (lo recuerdo como si fuse ayer). Una vez de vuelta a mi habitación lo único que quería era que pasara el tiempo muy rápido y vinieran a buscarme. Ya que de esa manera sabía que mi hermana ya había sido intervenida y se encontraba bien.

Al entrar al quirófano fui recibida por el equipo con aplausos, y eso me ayudó a no pensar que en pocos minutos comenzaba todo.Estando ya en terapia intensiva, solo recuerdo que siempre estuve rodeada de profesionales, monitoreándome.El momento cuando tenían que pesarme no me agradaba. También recuerdo que tenía mucha sed, y me daban hielo para calmarla. Recuerdo con mucho cariño, toda la dedicación de enfermeras y médicos, a quienes siempre tendré presente.

¿De qué manera ayudó la confianza en tus médicos tratantes en todo el proceso previo y posterior al trasplante? ¿Qué opinión tienes sobre los médicos de Fundahígado y la atención recibida?

En cuanto a la relación con los médicos, a quienes estaré eternamente agradecida, debo decir que fue un equipo clave en el éxito de la operación. Me infundieron confianza desde el primer momento que tuve contacto con cada uno de ellos, comenzando por el Dr. Pedro Rivas, que con su calidad humana hizo posible que pudiera asimilar todo el proceso de mi cuadro hepático. También agradezco a cada una de las personas que participaron en mi recuperación durante el tiempo que permanecí hospitalizada.

¿Cuál fue y es tu apreciación sobre la decisión positiva de tu hermana al acceder a ser tu donante? ¿Nos puedes regalar una metáfora al respecto de esta muestra de quererte viva?

No puedo más que decir que es el más genuino gesto de amor, comparable con el amor que solo una madre tiente por un hijo, y aún más en el caso de ella, que para ese momento sus hijos estaban pequeños. Tengo que decir que aunque mi madre ya no está en este plano, siento que mi hermana se convirtió en mi segunda mama, me regaló la vida.

¿Quién era Carmen Elena antes del trasplante y quién es ahora? ¿Cuáles son tus rutinas preferidas? ¿Has incorporado alguna novedad en tu vida después de la cirugía de trasplante?

Carmen Elena era antes una persona que siempre pensaba en el futuro, pero a partir del momento que llegué a mi casa, después de estar un poco menos de un mes hospitalizada, disfruto más del presente y del futuro inmediato. Siento que las muestras de cariño y amor profesado por nuestras amistades se convierten en energía curativa.

Disfruto mucho oír música, bailar, pero lo que más disfruto y me fascina es hacer reír a mis hijos, esposo y a toda la familia. Creo que es mi misión de vida.

Después de varios meses de trasplantada, entré en una actividad que ocupa mucho tiempo en mi día a día, que es la joyería, me apasiona y puedo estar horas trabajando en mi taller.

¿Eres mujer de fe?

Aunque no voy con mucha frecuencia a la iglesia, sí me considero una persona que se cobija en la religión. Solamente saber que podemos aliviarnos un poco hablando con Dios, que nos puede oír a cualquier hora y en cualquier lugar, por arte de magia, nos invade una gran tranquilidad

¿Cómo has vivido la maternidad con todo este importante tema que ha sucedido en tu vida?

Como toda madre, mi mayor deseo es vivir cada una de las etapas de crecimiento, desarrollo, logros y momentos importantes de mis hijos. De manera que yo solo le pedía a Dios que me permitiera estar presente en los 15 años de mi hija, la primera comunión de mi hijo, y así iba rezando para poder estar en cada momento con ellos.

¿Qué es para ti la donación de órganos?

Después de toda esta experiencia vivida, no puedo decir más que la donación de órganos es aire, luz, color, risa y le mejor regalo que puede recibir una persona que requiera una donación de algún órgano. 

Contáctenos

Donaciones
  • BANCO PROVINCIAL
    cta.cte. 0108 0504 02 0100027720
    a nombre de FUNDAHIGADO
    Rif: J-30899632-7
síguenos en instagram
Powered by
prueba2